1. Anticiparse a los cambios o “morir”

Los cambios vertiginosos que se están produciendo en nuestro sector y las transformaciones que se prevén para los próximos diez años, harán necesario que las Agencias de Comunicación y Relaciones Públicas se anticipen a las nuevas tendencias. Su éxito o fracaso en el futuro inmediato dependerá de su capacidad de adaptación a esta realidad cambiante.

  1. La especialización, la llave que abrirá todas las puertas

Las consultoras con conocimientos puramente generalistas tendrán grandes dificultades para captar la atención de los clientes. Por ello, las agencias tienen dos opciones, especializarse en un área concreta o disponer de diferentes especialistas In-House, que ofrezcan soluciones a medida a las múltiples necesidades del cliente, tales como Comunicación Interna, Diseño y Creatividad, Contenidos, Estrategia Digital, Change Management, Lobby y PA, Reputación On y Off, etc.

  1. Equipos multidisciplinares

Los profesionales de las agencias tendrán una formación y conocimientos muy variados, con el fin de aportar un valor extra a la comunicación. Expertos de otras disciplinas, como pueden ser la arquitectura, la sociología, psicología e ingeniería, entre otras, cobrarán un gran protagonismo, colaborando en estrecha sintonía con los profesionales de la comunicación. Y esta interrelación de profesionales será imprescindible a la hora de satisfacer las nuevas necesidades de los clientes.

  1. Agencias globales y boutiques locales buscarán su lugar

Las agencias globales ofrecerán cada vez más sus servicios a las grandes multinacionales, tanto españolas como extranjeras, lo que les proporcionará una experiencia y conocimientos más amplios y enriquecedores. Las boutiques locales también tendrán su mercado, ya que habrá clientes que seguirán demandando este tipo de servicios.

  1. Big Data, Realidad Virtual, The Internet of Things e Influencers, las 4 claves del cambio

El Big Data, la Realidad Virtual y The Internet of Things cambiarán literalmente nuestra forma de vida, tanto personal como profesionalmente. Su influencia en nuestro sector será incluso mayor que el que tuvo la era digital, ya que nos permitirán conocer en detalle los gustos y preferencias de nuestra audiencia, pudiendo valorar el éxito de una estrategia concreta y teniendo la capacidad de modificarla, en función de la respuesta del público. En cuanto a los Influencers, podremos determinar con mayor exactitud qué características concretas deberán tener, para hacer llegar sus mensajes a la audiencia que representan.

  1. Aumento de la inversión en el ámbito digital y en la medición de resultados

Las Redes Sociales se han convertido en auténticas aliadas de las Relaciones Públicas. Su uso generalizado, especialmente a través del móvil, ha cambiado la forma de comunicarse y de compartir información de todo el mundo, lo que hace necesaria una conversación a tiempo real entre el cliente, la agencia y la audiencia, escuchando y respondiendo en consecuencia.

Si bien es cierto que la inversión en el ámbito digital seguirá creciendo, será necesario complementarla con una estrategia Off-line adecuada. Pero además de esto, será imprescindible invertir en medición, para poder dar respuesta a las necesidades de los clientes y al mismo tiempo, demostrarles el valor añadido y diferenciador que puede aportar una agencia de comunicación frente a una agencia de medios u otra puramente digital.

  1. Personalización y micro segmentación para llegar a todas las audiencias

La tecnología nos permitirá personalizar y micro-segmentar las audiencias de nuestros clientes, pudiendo influir de una forma más eficiente en cada uno de los perfiles identificados dentro de la misma. Las fórmulas de marketing globalizadas no darán los resultados esperados, ya que el objetivo se centrará en desarrollar estrategias de comunicación adaptadas a un target concreto que tenga en cuenta todas las particularidades de esa audiencia.

Teresa García- Cisneros, CEO de Ketchum

¡Compártelo!