Elecciones-20D_BLOG

Te invitamos a leer y seguir este análisis preelectoral que José Ramón Caso, CEO de Ketchum Public Affairs, ha realizado  de las elecciones generales que se celebrarán el próximo domingo 26 de junio de 2016.

1.- Las tendencias según las encuestas

A lo largo del año 2015 la variación en la estimación de voto de las principales empresas de estudios de opinión política fue muy grande (es decir, hubo oscilaciones muy importantes en las 4 principales formaciones políticas). Sin embargo, en el año 2016 las variaciones han sido muy poco significativas, lo que ya nos ofrece una primera conclusión. Parece (según las encuestadoras) que el mapa político que surgió el 20 de diciembre de 2015 se mantuviera muy estable de cara a la repetición de elecciones generales que tendrá lugar el próximo 26 de junio.

Sólo se detectan 2 tendencias muy suaves:

  • Desde enero hasta abril, un leve repunte de la intención de voto hacia PSOE y C´s (probablemente fruto de su protagonismo en las negociaciones para alcanzar un pacto que se materializó en el intento fallido de investidura de Pedro Sánchez).
  • Desde abril hasta ahora un leve repunte en la intención de voto hacia PP y UP (Unidos Podemos, alianza entre Podemos e IU), que superan ambos sus resultados del 20 de diciembre, mientras que PSOE y C´s retroceden. Es probable que la alianza de IU y Podemos les esté aportando un plus de intención de voto (en contra de la teoría que decía que al ir juntos perderían votos), y que en el caso del PP esté funcionando en parte la vuelta de votantes anteriores del PP que el 20 de diciembre votaron C´s o fueron abstencionistas ante la posibilidad real de un gobierno de izquierdas.

La traslación a escaños en el Congreso de los Diputados de estas encuestas tiene muy poca validez por el pequeño tamaño de las muestras (sólo en el caso de la macro encuesta del CIS se puede hacer una estimación fiable del reparto de escaños). Sin embargo, en este caso, la encuesta se hace antes de la campaña, por lo que no tiene en cuenta su incidencia en la decantación final de los indecisos.

Un tema de gran relevancia es el de la participación. Los analistas creían que iba a bajar 3 o 4 puntos respecto al 20 de diciembre, pero el aumento espectacular de las peticiones de voto por correo pone en duda tal creencia.

En todo caso, dados los efectos positivos que tiene para UP ir juntos en el reparto de escaños de acuerdo con la ley electoral española, cuanto más se parezcan los resultados del 26 de junio a los del 20 de diciembre más posible es que exista una mayoría de escaños de partidos de izquierda.

Conviene recordar que el 20 de diciembre concurrieron por separado tres formaciones de izquierda de ámbito nacional: PSOE, Podemos e IU. Entre las tres alcanzaron 161 escaños con el 46,4% de los votos válidos emitidos.

Si hacemos el mismo cálculo en relación a las dos formaciones de centro y centroderecha, PP y C´s, veremos que consiguieron 163 escaños con el 42,6% de los votos válidos emitidos.

Es por eso que si el 26 de junio la izquierda concentra su voto en sólo dos formaciones (UP y PSOE) sin perder porcentaje de votantes, sus escaños en el Congreso pueden acercarse a los 170 (como señala el CIS), mientras que la suma de PP y C´s podría quedar por debajo de 160.

2.- Posible formación de Gobierno.

Partiendo de la incertidumbre que existe en la atribución de un pequeño número de escaños, el ejercicio de estimar qué tipo de gobierno se puede formar tiene un enorme margen de error.

Parece que el orden de colocación de las cuatro principales formaciones políticas ya está predeterminado, pero el resultado final en escaños no lo está, lo que genera numerosas alternativas:

  • Mayoría de escaños de izquierda. UP y PSOE suman más escaños que PP y C´s. Como en todos los escenarios más probables, corresponderá al PSOE decidir si se forma un gobierno de izquierdas (no tendrían ninguna dificultad en conseguir la abstención o el voto positivo de formaciones nacionalistas de Cataluña y del País Vasco). Sin embargo, el problema que se plantearía al PSOE es casi existencial. Aceptar ser la fuerza complementaria de un gobierno liderado por Pablo Iglesias y donde las principales carteras corresponderían a dicha formación, provocaría una enorme conmoción en el electorado socialista con un potencial doble efecto perverso:
    • En términos de opinión pública, si ese gobierno fracasara a medio plazo (como consecuencia del desencanto entre lo prometido y lo realizado) el PSOE podría quedar reducido a un partido marginal.
    • Si ese gobierno tuviera cierto éxito entre el electorado de izquierdas, la capitalización de ese éxito la haría UP.
    • Parece evidente que quedar relegado a ser la tercera fuerza provocaría una grave crisis organizativa (más aún si va acompañado de un descenso en votos y escaños). No cabe descartar una dimisión de Pedro Sánchez y la formación de una gestora hasta la celebración del aplazado congreso del PSOE.
    • El problema que tiene el PSOE relativo a su posicionamiento en la formación de gobierno es que sus intereses territoriales están muy divididos, con buena parte de sus cuadros cogobernando en Autonomías y Ayuntamientos con Podemos, mientras que en otros territorios como Andalucía tienen un fuerte enfrentamiento.
  • Empate de escaños entre los dos sectores UP y PSOE por un lado, y PP y C´s por otro. En este supuesto es muy probable que en esta ocasión el PP y C´s se sienten a negociar un acuerdo de investidura, que pueda contar con la abstención del PSOE para una legislatura corta y con una serie de reformas pactadas.
  • La alternativa de un gobierno de gran coalición entre PP y PSOE está prácticamente descartada. Es una opción imposible para el PSOE en momentos de crisis donde necesitará reconstruirse como alternativa sin dejar el liderazgo de la oposición a UP.
  • No es descartable que, a la vista de las dificultades de todos los escenarios posibles, se prolongue la interinidad y haya que celebrar unas terceras elecciones generales. Creo, sin embargo, que tanto PSOE como C´s, harán todo lo posible para evitar ese escenario.
¡Compártelo!