Por Irene Palomino.  Facebook, Twitter, MySpace, Youtube…  nombres que ya están incorporados en todo el mundo y son utilizados con mayor frecuencia por gran parte de la población mundial.Nadie, y menos los que trabajamos para la comunicación y las relaciones públicas, podríamos negar el importante papel que juegan las redes sociales y su notable influencia en el público español.

 Ketchum Pleon ha realizado un estudio en Europa, Estados Unidos y Canadá que, confirma  a las redes sociales como las principales fuentes donde el español acude a buscar información, influyendo notablemente en sus decisiones de compra.

En lo que respecta a España el estudio muestra que  el 29% de los españoles acuden a las redes sociales para informarse de decisiones de compra de un producto, frente a un 21% del resto de territorios  investigados (resto de países de Europa, Estados Unidos y Canadá), pudiendo destacar la importante presencia del español en las diferentes redes.

Está claro que no todos buscamos lo mismo, cada usuario tiene su razón principal para introducir un nombre y una contraseña en una red social; aunque la gran mayoría destaca la mejora que han supuesto en sus vidas cotidianas. Existe quien las considera imprescindibles para mantener el contacto con sus amigos de cualquier parte del planeta, quien las necesita para sentirse actualizado con las nuevas tecnologías, quien las usa para capturar y transmitir sus vivencias o quien se aleja del estrés gracias a ellas.

Aquí es donde entran en juego todas y cada una de las compañías con intenciones de entrar a formar parte de ese mundo de las redes sociales, donde solo encontrarán  ventajas como una precisa segmentación del público al que quiera dirigir sus productos con una comunicación sencilla, competitiva… y efectiva.

Asimismo, en este tipo de comunicación contamos con la principal ventaja de que es el propio consumidor  el que nos busca; buceando en la inmensa cantidad de información que ofrece Internet en general, y las redes sociales en particular, pues necesita investigar sobre aquel producto que desea adquirir compartiendo sus dudas al respecto.

En definitiva, está claro que cada día se avanza un poco más en la definición de un escenario de acción complejo, profundamente dinámico y con una alta exigencia de transparencia para las empresas que pretenden tener presencia en un entorno en el que existen otras reglas de juego y un protagonista indiscutible: el usuario.

¡Compártelo!