Un gran divulgador científico, el astro físico estadounidense Neil DeGrasse Tyson, afirma que “es difícil enseñar ciencia a los niños porque las personas que mandan no tienen idea de lo que es”.

Desde que le oí esta afirmación he podido comprobar que esta reflexión es básica para poder analizar las grandes barreras que impiden el avance y desarrollo adecuado de muchos de los retos que tiene nuestra sociedad entre manos en estos momentos.

La labor de los responsables de asuntos públicos en las compañías es, en gran medida, dar a conocer y formar a los decisores sobre la compañía, el sector y los retos a los que se enfrentan, para que puedan tomar las decisiones adecuadas que posibiliten el progreso en un sector y que no pongan trabas para que se puedan afrontar los retos claves.

Si extrapolamos esta línea de pensamiento al mundo del automóvil, podemos definir que  el cambio de modelo tanto de producto, como de servicios que da el vehículo, así como su entorno, presentan muchos nuevos aspectos que son muy desconocidos por muchos de los responsables en la administración y en la industria que tienen que tomar las decisiones adecuadas para conseguir un desarrollo sostenible y en línea con las posibilidades que se abren.

Las personas que mandan desde luego son los directivos de las compañías y los reguladores y los niños somos todos los usuarios.

La labor de los responsables de asuntos públicos en las compañías es, en gran medida, dar a conocer y formar a los decisores sobre la compañía, el sector y los retos a los que se enfrentan, para que puedan tomar las decisiones adecuadas que posibiliten el progreso en un sector y que no pongan trabas para que se puedan afrontar los retos claves.

Así ¿Qué es lo que deberían conocer más y comprender las personas que mandan?

Existe en la actualidad un parque automovilístico de 1000 millones de coches en todo el mundo. En algunos países la densidad automovilística supera los 600 vehículos/1000 habitantes. En España la densidad está en la media de Europa occidental con 578,66 vehículos/1000 hab. Si hablamos de número de Kilómetros de carreteras las cifras son astronómicas. Como datos solo en autopistas/autovías China tiene más de 111.000 km, EEUU 75.000km y España 15.000km.

¿Por qué son interesantes estos datos? Si tenemos en cuenta que la Unión Europea ha definido las líneas directrices que deben marcar la digitalización de esta industria es fácil ver la verdadera dimensión del reto al que nos enfrentamos: millones de usuarios, gran dispersión de infraestructuras, producto de alta seguridad…

La Unión Europea ya ha dicho que:

  • Establecerá proyectos piloto a gran escala para reforzar internet de las cosas, la fabricación avanzada y las tecnologías en las ciudades y los hogares inteligentes, los coches conectados.
  • Adoptará una legislación, resistente al paso del tiempo, que respalde la libre circulación de datos y aclare la propiedad de los datos generados por los sensores y los dispositivos inteligentes; la Comisión también revisará las normas sobre seguridad y responsabilidad de los sistemas autónomos.
  • Presentará una agenda sobre las cualificaciones de la UE que contribuya a dotar a las personas de las competencias necesarias para encontrar empleo en la era digital.

Proyectos de desarrollo e implantación, adaptación de legislación y formación adecuada. Retos que no se consiguen con políticas a corto plazo y que requieren estrategias, recursos económicos y mucho consenso para que todo pueda llevarse a cabo, posicionando a Europa a la cabeza de estos desarrollos.

Además la digitalización de una industria como el automóvil no supone solo un cambio tecnológico (esto no es tan nuevo en este negocio) sino que implica sobre todo un cambio en el modelo de negocio y en la organización de gran parte de la cadena de suministro.

Ante todo esto, la falta de recursos económicos  y el retraso en la regulación necesaria para dar impulso se convierten en puntos críticos que la industria tiene que saber identificar para avanzar y hacer una aproximación coordinada a nivel europeo y nacional para que los reguladores conozcan bien de qué se está hablando y caminen al paso que se necesita para que el automóvil se incorpore a este revolución sin que las empresas de la cadena de suministro se queden en el camino.

Montserrat Escudero

Associate Director

Public Affairs Practice Director

Ketchum Public Affairs

¡Compártelo!