La agencia de comunicación y RR.PP Ketchum ha presentado los resultados de la tercera edición de su Observatorio Políticos 2.0. El estudio ha estado basado en el análisis de las estrategias de comunicación en Internet y las redes sociales, especialmente en Twitter, implementadas por los candidatos durante la campaña a los comicios generales del 20D, así como la observación permanente de su presencia en el mundo online.

La conclusión fundamental es que, respecto a los comicios de mayo, algunos candidatos no han conseguido el apoyo electoral que, sin embargo, si han tenido a nivel de seguimiento e influencia en las redes sociales. A pesar de que la mayoría ha profesionalizado y humanizado sus perfiles, ofreciendo a los electores una crónica, casi en tiempo real, de su actividad en la campaña, estas estrategias no se han materializado en todos los casos en número de votos.  

Según los datos extraídos, tanto los partidos como los candidatos se han empleado, como nunca, en implementar estrategias cuidadas y trabajas en las redes sociales adaptando los mensajes y el tono al medio. Para Ludi García, directora de Ketchum Digital: “Mientras que los perfiles con más experiencia digital como el de Pablo Iglesias o Albert Rivera, han moderado su tono buscando menos la crítica y más la confidencia con el internauta, otros hasta ahora más tradicionales como el de Pedro Sánchez o Mariano Rajoy han adaptado totalmente la estrategia comunicando de forma cercana y personal cada paso dado durante la campaña electoral”.

El caso más relevante de cambio de estrategia digital ha sido el de Unidad Popular y su candidato a la presidencia Alberto Garzón. Ambos, a través de su renovado equipo digital, han apostado por perfiles dinámicos y muy cercanos, donde se ha utilizado el humor, recursos audiovisuales originales y el sarcasmo para movilizar a sus electores, siendo algunos de sus Tweets los más populares y seguidos de toda la campaña.

Estos cambios de estrategia a nivel digital, sin embargo, y según el estudio, han llegado tarde para la ciudadanía, ya que no han conseguido margen suficiente para tener un efecto directo en la intención en el voto. Para Ludi García: “El trabajo de los partidos políticos en las redes no puede solo limitarse a 15 días de campaña. Para conseguir éxito y resultados, no vale solo con tener seguidores o interacción, sino que es necesario trabajar en una estrategia de forma coordinada y continua en el tiempo, permitiendo así un mayor “engagement” con los ciudadanos”.

Guiños a posibles pactos

El estudio muestra, también, como los candidatos durante la campaña han ido mostrando de forma sutil, a través de sus mensajes y publicaciones, la afinidad, empatía o rechazo al resto de partidos y candidatos, algo que podría dar pistas de cara a los futuros pactos de gobierno. “Mientras que PP se ha centrado en descalificar de manera directa a Podemos”, añade la directora de Ketchum Digital, “el PSOE se ha mostrado empático con Unidad Popular; Podemos ha centrado sus críticas en el PP, y Ciudadanos ha mostrado su rechazo de forma general a todas las alternativas. ¿Se reflejará esto en los futuros acuerdos que veremos?”

Twitter, otra vez la herramienta preferida por los candidatos

Respecto al uso de las diferentes redes, el estudio muestra como Twitter se ha posicionado, una vez más, como la herramienta de referencia a nivel de comunicación de los partidos y candidatos, con un crecimiento al alza de los video-blogs y el uso continuado de YouTube.

En este sentido el estudio muestra como todos los partidos y candidatos han apostado por el video como herramienta audiovisual de referencia para comunicar sus mensajes, destacar las medidas claves y para comunicar en real time el día a día de la campaña.

Análisis-para-blog

¡Compártelo!