Según el último Informe Anual de la Profesión Periodística de la APM relativo a 2015, el 60% de las estudiantes de periodismo en las universidades españolas son mujeres y aproximadamente la mitad de la plantilla en las redacciones también lo son. Pero según este mismo informe, el porcentaje de mujeres en puestos de responsabilidad de las redacciones es mínimo: un 10,9% en medios impresos, el 7,8% en los medios audiovisuales y sólo un 3,9% en los medios digitales.

Con estos datos encima de la mesa y cuatro maravillosas profesionales, Aurora García (@agarciagarcia), directora asociada de Ketchum, moderó el martes 22 la 4ª edición de #ConversacionesKetchum: Mujeres y #periodismo. Alrededor de este tema se sentaron a debatir Virginia Galvín (@virginiagalvin), subdirectora de Vanity Fair, Sonsoles Ónega (@sonsolesonega), corresponsal parlamentaria en Informativos Telecinco; Ana Pardo de Vera (@pardodevera), directora del diario Público y Marta Reyero, co-editora y presentadora de Noticias Cuatro Fin de Semana.

 

MUJER Y PERIODISMO 5

Éste es un pequeño resumen de lo tratado en nuestras #ConversacionesKetchum

  1. NO HAY MUJERES EN PUESTOS DE DIRECCIÓN

Como comentábamos al inicio del post, son los hombres los que dirigen mayoritariamente los medios de comunicación. Para Ana Pardo, Que no haya mujeres en los puestos de dirección de los medios es una  vergüenza sin matices. No se puede hacer buen periodismo si no cuentas con la opinión de la mitad de la población”. A Marta Reyero le costó mucho más tiempo que a un hombre llegar a la edición de los informativos. “Los que contratan, los que deciden y tienen el poder, son ellos.” Virginia Galvín lo ve desde un punto de vista diferente, para ella no se trata de un tema de género, sino de educación. “Este tipo de debates me parecen peligrosos, sobre todo, para nosotras mismas. Necesitamos mujeres que demuestren que pueden liderar y tratar todos los temas sin sacar ninguna bandera de género”.

Para cambiar la situación actual son las mujeres las que tienen que empezar a cambiar las cosas. Todas ellas tienen claro que las mujeres han de  llegar arriba para cambiar las cosas desde abajo. En palabras de la subdirectora de Vanity Fair, “la ambición en los hombres se da por hecho, sin embargo en las mujeres está mal vista. Tenemos que reclamar nuestro derecho a ser ambiciosas sin que por ello se nos critique”.

  1. ¿EXISTE UNA VISIÓN FEMENINA EN EL PERIODISMO?

Marta Reyero lo tiene claro: Creo que sí hay diferencia cuando hay una mujer en el informativo. En mi ADN llevo no sólo el mío, sino el de mi madre, mi abuela y el de millones de mujeres que lucharon antes que yo, y estoy segura de que eso condiciona mi escaleta. Sin embargo, el error es no pensar en las personas individualmente a la hora de repartir los temas. Yo tengo compañeros que tratarán determinados temas con más sensibilidad que una mujer. No debemos guiarnos por las etiquetas de género, sino por las individualidades y capacidades de cada uno”.

Sonsoles Ónega está convencida de que las mujeres ponemos humanidad a una política (tema en el que es experta) deshumanizada. “Un hombre posiblemente no preguntaría a los diputados en el congreso por el IVA de los pañales. Nosotras le ponemos humanidad, miramos las cosas de otra manera”.

  1. LO QUE “ENGANCHA”

“Los datos siempre son importantes”, todas coinciden en este punto, pero según reconoce Virginia Galvín “Puede que el aprecio de la anécdota sea más propio de las mujeres, nunca despreciamos el dato concreto, aunque parezca mínimo. Toda la información nos sirve.” Esta anécdota es la que suele engancharles para llevar la noticia de lo particular a lo general, les permite poder ir de lo concreto a la categoría. La mujer que está siendo desahuciada por ejemplo,  es el punto de partida humano para hablar de las cifras de desahucios en España y de un problema social.

“A la hora de pensar en los temas que tratamos no podemos evitar el background que tenemos como mujeres. Los cuidados de la casa y de las personas han estado tradicionalmente unidos a nosotras y eso hace que quizá tengamos más predisposición a ciertos temas”. Pero algo en lo que todas coinciden es en que la neutralidad de un periodista, hombre o mujer, debe estar por encima de todo lo demás a la hora de elaborar una información.

  1. DIFERENCIA DE TRATO EN FUNCIÓN DEL GÉNERO

Marta Reyero tiene la sensación de que el relevo generacional parece más urgente en el caso de las mujeres. La tiranía de la imagen es mucho mayor que en los hombres. Ellos no la sufren tanto. Y es esta tiranía de la imagen, entre otras cosas,  la que ha llevado también a grandes profesionales de otros ámbitos a estar fuera de los medios, en palabras de Sonsoles Ónega “aparecer como experta y referente femenino es una cosa más que añadir a la mochila que todas llevamos”.

Por otro lado, a la hora de defender los temas que querían tratar en sus redacciones con sus superiores, tuvieron que pelear. Sin embargo, Ana Pardo no cree que fuera por el hecho de ser mujer: “El punto de vista no coincide y tienes que luchar, pero creo que eso también pasa entre hombres. He visto muchas diferencias por ser mujer en cuanto a actitudes, pero no en cuanto a contenidos.”

Podéis acceder al vídeo completo AQUÍ

 Si queréis echar un vistazo a nuestro encuentro anterior de #ConversacionesKetchum, podéis pinchar AQUÍ

¡Compártelo!